Albóndigas en Salsa Jardinera

  • Albóndigas en Salsa
    de Almendras

  • Albóndigas en Salsa
    de Tomate

  • Albóndigas en Salsa
    de Vino

  • Albóndigas en Salsa
    de Limón

  • Albóndigas en Salsa
    de Yogurt


  • "Albóndigas en Salsa Jardinera"

    Receta de Albóndigas en Salsa Jardinera





    Aquí os traemos la receta completa para preparar unas estupendas albóndigas en salsa jardinera, una de las salsas más empleadas para acompañar a las albóndigas. Lee con atención todos los pasos que describimos a continuación.



    Ingredientes:

    - Albondigas de carne
    - Dos zanahorias
    - Una cebolla
    - Dos dientes de ajo
    - Champiñones, una lata
    - Harina, una cucharada
    - Vino blanco, media copita
    - Tomate triturado
    - Aceite de oliva


    Preparación:

    Comenzamos la preparación de estas albóndigas en salsa jardinera poniendo un buen chorreón de aceite de oliva en un perol grande. Nosotros vamos a cocinar unas albóndigas que hemos comprado ya hechas en la carnicería. Pero si lo prefieres puedes hacer las

    tú mismo, mira en nuestras recetas para ver como hacerlas. Sean de una forma u otra, las vamos a freír en el aceite de oliva bien caliente. Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de freír es la temperatura del aceite, tanto si lo calentamos demasiado como lo contrario corremos el riesgo de estropear las albóndigas. Para freír alimentos rebozados los expertos recomiendan que el aceite esté a unos 180 grados. Les debes ir dando la vuelta para que se frían por todos lados por igual. Cuando estén bien fritas las sacamos y reservamos para después.

    A continuación vamos a pelar tanto la cebolla como los dientes de ajo, una vez los hayas pelado los vamos a cortar en trozos muy pequeñitos. Si lo prefieres puedes rallarlos con un rallador de cocina. En el mismo aceite que hemos frito las albóndigas vamos a sofreír todas las verduras a fuego lento. La técnica de cocina llamada sofreír consiste en cocinar los alimentos en un perol o sartén a una temperatura menor de 100 grados, normalmente lo hacemos para preparar verduras.

    En el momento que la cebolla esté pochada echamos una cucharadita de harina y otra de pimentón dulce. Removemos con un cucharón durante unos instantes para mezclar, la harina hará que la salsa espese. Después añadimos el tomate triturado y lo sofreímos durante unos minutos. El tomate triturado puedes comprarlo ya hecho en cualquier tienda de alimentación o supermercado, existen multitud de marcas y sabores, pero lo más recomendable siempre es que lo tritures tú mismo. Para esto debes lavarlos, quitarles el tallo y si quieres les quitas la piel, con la ayuda de una picadora eléctrica los tendrás en muy pocos minutos. En el momento que el tomate esté completamente frito, se vierte un chorreón de brandy o de vino blanco y esperamos unos momentos para que el alcohol se reduzca.



    Ahora limpiamos las zanahorias y las cortamos en rodajas más bien finas. Añadiremos al perol tanto la zanahoria troceada como los guisantes. Los médicos aconsejan incluir los guisantes verdes en su alimentación habitual, ayudan en gran medida a cuidar la línea y bajar de peso si lo deseamos. Unos 100 gramos de guisantes cocidos pueden aportarnos una media de 115 calorías, algo a tener muy en cuenta. También cortaremos los champiñones al igual que las zanahorias y las añadimos. Por último echamos las albóndigas, regamos con 2 ó 3 vasos de agua y dejamos una media hora cociéndose todo. Pasado este tiempo ya podemos comer nuestras albóndigas en salsa jardinera.