Albóndigas en Salsa con Patatas

  • Albóndigas en Salsa
    de Almendras

  • Albóndigas en Salsa
    de Tomate

  • Albóndigas en Salsa
    de Vino

  • Albóndigas en Salsa
    de Limón

  • Albóndigas en Salsa
    de Yogurt


  • "Albóndigas en Salsa con Patatas"

    Receta de Albóndigas en Salsa con Patatas





    Con esta receta podrás preparar unas estupendas albóndigas en salsa con patatas, ideales para cualquier almuerzo de diario para toda la familia. Sigue leyendo y aprende a hacerlas paso a paso.

    Ingredientes:

    - Carne de ternera o cerdo picada, 1/2 kilo
    - Un huevo grande
    - Dos patatas medianas
    - Harina
    - Aceite de oliva virgen
    - Vinagre de vino
    - Dos hojas de laurel
    - Un par de dientes de ajo
    - Perejil


    Preparación:

    El primer paso de esta receta de albóndigas en salsa con patatas será poner en un bol de buen tamaño la carne picada. A la carne picada le vamos a añadir el huevo ya batido previamente, los dientes de ajo picaditos, un poco de perejil picado, un poco de pimienta molida y sal fina. Hay que tener mucho cuidado a la hora de aliñar con pimienta molida y sal nuestros platos, corremos el riesgo de estropearlos si nos pasamos. Una forma útil consiste en preparar aparte la mezcla de ambos en las proporciones correctas para luego sólo tener que aliñar de forma sencilla y sin miedo. Removemos con algún utensilio de cocina, aunque seguramente nos cueste trabajo y tengamos que mezclar con las manos. Podemos amasar para terminar de preparar la masa, una vez hecha le damos la forma a las albóndigas y las pasamos por harina.

    A continuación calentamos abundante aceite de oliva en un perol y freímos todas las albóndigas a fuego medio. Procura no echar demasiadas albóndigas a la vez para que no se peguen. Al sacarlas las ponemos en papel absorbente para empapar el aceite. Este tipo de papel desempeña la misma función que los paños de cocina o toallas, con la diferencia que sólo se utilizan una vez. El papel absorbente se puede usar para muchas tareas diarias de limpieza y secado. En este mismo aceite podemos freír las patatas ya peladas y cortadas.

    El siguiente paso será echar un vasito de agua en la sartén, aunque si tienes demasiado aceite es mejor que retires un poco antes de echar el agua. Agregamos también un chorrito de vinagre y un par de hojas de laurel, la hoja de un arbusto que proviene del continente asiático, las hojas de este arbusto han tenido muchos usos a lo largo de la historia, especialmente para cocinar. Continuamos rehogando a fuego suave unos diez minutos hasta que la verdura quede pochada. Cocemos y removemos para mezclar estos ingredientes y obtener una salsa espesita.



    Finalmente volvemos a echar las albóndigas al perol, también echamos las patatas fritas y removemos para mezclar con la salsa que acabamos de cocinar. No debemos abusar del consumo habitual de las patatas fritas, pues nos aportan una cantidad muy alta de calorías a nuestro organismo. La mejor forma de comer patatas es cociéndolas en agua o al vapor. Dejamos unos minutos a fuego lento para que las albóndigas se empapen de la salsa y ya podemos servir en caliente.