Albóndigas en Salsa Amarilla

  • Albóndigas en Salsa
    de Almendras

  • Albóndigas en Salsa
    de Tomate

  • Albóndigas en Salsa
    de Vino

  • Albóndigas en Salsa
    de Limón

  • Albóndigas en Salsa
    de Yogurt


  • "Albóndigas en Salsa Amarilla"

    Receta de Albóndigas en Salsa Amarilla





    Te enseñamos como preparar paso a paso unas ricas albóndigas en salsa amarilla, una de las recetas más conocidas y completas que te ofrecemos, y seguro que te encantarán.

    Ingredientes:

    - Carne picada, medio kilo
    - Queso rallado, 60 gramos
    - Huevos, dos medianos
    - Zanahorias, un par de ellas
    - Cebolla, 250 gramos
    - Nata líquida, 250 ml
    - Quesitos del caserío, un par o tres
    - Pan de molde
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal


    Preparación:

    A la hora de empezar a preparar estas albóndigas en salsa amarilla antes de nada se baten los dos huevos en un bol amplio, esto puedes hacerlo con un simple tenedor o mejor utilizando unas varillas manuales o eléctricas. Cuando tengamos los huevos batidos les echamos el queso rallado, la carne picada y unas dos o tres rebanadas de pan de molde empapadas en leche. Aprieta la mezcla con un tenedor, lo remueves lo mejor que puedas formando una masa lo más homogénea posible y lo dejamos un buen rato reposando.

    Cuando haya pasado un buen rato nuestra masa habrá reposado, lo suficiente para que la masa esté en su punto, vamos a montar las albóndigas. Para esto primero nos limpiamos muy bien las manos, nos las mojamos ligeramente con un poco de agua y comenzamos a tomar porciones de masa. Con cada porción vamos formando las bolitas de tamaño más bien pequeño. Tienes que darle un tamaño apropiado, apretándolas bien para que no se deshagan.

    Cuando las tengamos todas preparadas vamos a poner una buena cantidad de harina en un plato, vamos pasando todas las albóndigas por la harina para emborrizarlas. Calienta una sartén con abundante aceite y las fríes todas hasta que se doren bien. Pon las en papel absorbente para quitar el aceite.





    Ponemos una olla con un buen chorreón de aceite de oliva al fuego lento. Pelamos y picamos las cebollas y los ajos en trozos muy pequeños, lo normal es hacerlo con un cuchillo de hoja lisa pero puedes utilizar incluso una picadora eléctrica. Las echamos en el aceite para que se vayan rehogando, después añade la zanahoria en rodajas y sigue removiendo. La zanahoria es una raíz comestible que contiene una gran cantidad de carotenos, destacando el betacaroteno que ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer. Añade la nada, los quesitos blandos y un poco de colorante. Remueve con un buen cucharón para que todo se vaya mezclando.

    Esta mezcla pásala por la batidora y la trituras muy bien, el tiempo necesario hasta obtener una salsa suave. Si ves que esta salsa que estamos preparando nos queda demasiado espesa le añades un poco de leche, si ocurre lo contrario puedes agregar un poco de harina para espesar la salsa, pero esto es más difícil que nos ocurra. Pasa la salsa a la olla de nuevo junto con las albóndigas, las dejas a fuego lento unos diez minutos hasta que estén bien calientes para servir estas riquísimas albóndigas en salsa amarilla.